Todos los pro de correr con tu perro


Running Puede ser un gran aliado para salir a entrenar cada día: nunca dirá que no y siempre estará repleto de energía para acompañarte.


Una salida de al menos 30 minutos a caminar o correr con el perro puede ser el comienzo de una rutina.


Salir a correr solo es una opción y muchas veces, una decisión. Pero hacerlo con amigos, en familia o en pareja puede ser mucho más entretenido. Sin embargo, hay quienes prefieren correr disfrutando del silencio, pero a la vez no quieren estar solos. O, quizá, quieren compartir esos momentos con ese amigo fiel que nunca los abandona. Para todos ellos, correr con su perro es una gran opción.


Si una mascota puede acompañarte en muchas actividades y durante cualquier momento del día, ¿por qué no practicar el running con ella también? Eso sí, para salir a correr con tu mejor amigo hay que tener en cuenta algunas pautas y consejos previos para que los dos puedan hacer de esta actividad algo gratificante y divertido.



Tener un compañero que nos motive a entrenar es fundamental. Y más aún cuando se trata de un perro, que siempre parece tener energías para salir a hacer una carrera y nunca soltará una queja por el horario, el frío o la cantidad de horas dormidas la noche anterior. Por naturaleza, los perros son corredores. Generalmente, cuando escuchan el sonido de su correa saltan de alegría al saber que les toca dar un paseo un poco más largo que lo habitual. No están obsesionados por el cronómetro, el ritmo de la carrera ni la cantidad de calorías. No tienen excusas para no entrenarse un día y disfrutan no solo de salir a correr, sino también del tiempo que comparten con su dueño, algo que además reforzará el vínculo entre ambos.


Acompañarse de su perro también es muy recomendable para una persona que no tiene el hábito de salir a correr.

El perro es un gran incentivo cuando las ganas de entrenar escasean.


Una salida de al menos 30 minutos a caminar o correr con el perro puede ser el comienzo de una rutina que, con el paso del tiempo, puede hacerse más exigente. El compromiso que se genera con la mascota, que seguramente pedirá repetir la salida al menos una vez al día, lo obligará a cumplir con el reto diario aunque no haya ganas, por el simple hecho de contentar al compañero. Por supuesto, el esfuerzo también reportará múltiples beneficios para la mascota: mantendrá sus músculos fuertes y activos, estabilizará su peso y lo apaciguará, regulando su energía y mejorándole la conducta.



Numerosos estudios aseguran que quien sale a correr con su perro habitualmente tiene más posibilidades de abandonar el sedentarismo. Si tiende a cumplir con al menos 150 minutos de actividad semanal, mejorará las habilidades motoras, el estado de ánimo y la sociabilidad.


Además, cada vez hay más posibilidades de participar con perros en carreras de cross y urbanas. Para que todos puedan participar, estas carreras están organizadas por tamaños y razas, aunque hay que tener en cuenta que algunas se adaptan mejor que otras. Antes de comenzar cualquier actividad deportiva con cualquier perro, es imprescindible consultar al veterinario para que tanto la mascota como su dueño puedan disfrutarla cada día. Una vez que el animal ya esté habituado a la rutina de carrera y haya superado los controles veterinarios, correr con él será una gran opción para pasar un momento divertido y en familia, siempre estando alerta para reconocer las señales que nos indiquen cuando se siente cansado, tiene sed o quiere bajar el ritmo.

BENEFICIOS PARA AMBOS

Para el corredor

• Le genera una rutina de entrenamiento.

• Lo compromete con el animal y cumplir la rutina.

• Le ayuda a socializar y a mejorar el humor.

• Le sirve para controlar su peso.

• Le reduce los malos hábitos sedentarios.

• Le brinda una motivación extra para entrenar.

Para el perro

• Genera el hábito del entrenamiento en 30 días.

• Fortalece sus músculos y esqueleto.

• Mejora su conducta y modifica sus hábitos.

• Regula su peso y disminuye la ansiedad.

• Varía sus costumbres ya que hay perros más adaptados para caminar; otros, en cambio, son velocistas, fondistas y aptos para la aventura.

• Mejora la resistencia, superior en los mestizos.

Para ambos

• Refuerza la relación jerárquica (dueño-animal) y de amistad en un ámbito distinto y nuevo.

Condición física y capacidad

Es indispensable que antes de que decidas llevar a tu Super Cachorro a correr contigo, el veterinario lo revise: escuche su ritmo cardíaco, revise cadera y rodillas para saber si no tiene displasia o principios de displasia y también cheque su peso (debe estar en su peso ideal, ni con sobre peso ni con desnutrición).

Alimentación adecuada

Un perro que corre mucho y es un gran deportista, necesita alimentación especialmente balanceada para su nivel de actividad.

Equipamiento

Necesitarán equipo especial para correr (así como tú te aseguras de llevar los tenis adecuados). Considera colocarle un arnés. El collar para correr largas distancias puede lastimarlo y además generarle una experiencia no muy agradable. No olvides llevar agua también para tu Super Cachorro.

Mantenlo Hidratado

Así como cuando nosotros corremos, el agua debe utilizarse sólo para refrescarnos un poco. No deberás permitir que tu Super Cachorro tome mucha agua si aún seguirán corriendo. Para evita riesgo de torsión gástrica checa este enlace. Sólo permite que se refresque con pequeños tragos de agua. Si es de pelo largo, funcionará humedecer su lomo y pecho. Deberás asegurarte de que tu perro esté bien hidratado en su día a día y que pueda tomar toda el agua que quiera en cuanto el jadeo disminuya un poco.

Considera la superficie y el sol

Los perros no sudan igual que nosotros, y correr bajo la luz del sol puede resultar fatal para ellos. Procura correr temprano por la mañana o al anochecer para evitar el sol y el calor directo. Si la superficie donde planeas correr varios kilómetros es rugosa, áspera y/o dura, recuerda que los cojinetes de los perros también se desgastan y pueden lastimarse. Existen botas especiales para perros corredores que evitarán este problema.

No te aceleres

Así como las personas, los perros necesitan entrenamiento graduado para ir ganando condición, músculo y resistencia. Conviértete en su entrenador personal.

Gradúa el ejercicio

Comienza con un calentamiento para sus músculos ni articulaciones, puede ser caminando un poco rápido; aumenta la intensidad del ejercicio de manera gradual, después de unos minutos alcanza la intensidad máxima, manténla por unos minutos y comienza a bajar la intensidad hasta que el jadeo disminuya casi a su estado normal. Tu Super Cachorro agradecerá si estando en casa, después de ejercitarse, le das un masaje para relajar sus músculos y sobar sus patas, puedes hacerlo con música tranquila y aromaterapia para lograr una mejor relajación y aumentar la sensación de haber pasado un momento increíble contigo.

Algunas Reglas:

  1. Los cachorros no deben correr. Sus huesos y articulaciones están en crecimiento y correr podría causar lesiones severas. Para saber más haz click aquí.

  2. Perros en etapa senior tampoco deben correr. La cantidad de ejercicio que un perro de 7 años o mayor años realiza, debe disminuir en comparación de la cantidad de ejercicio que hacía cuando era más joven.

  3. Narices chatas quedan fuera de la competencia. Los perros braquicefálicos (como bulldogs, pugs, dogo de burdeos, etc) tienen un hocico corto, esto les impide enfriar su cuerpo de una manera tan eficiente como los perros de hocico largo. El jadeo excesivo es la medida desesperada del cuerpo para regular la temperatura, ya que no puede entrar suficiente aire fresco por su hocico, y eso puede llevarlos rápidamente a padecer un golpe de calor. Esto incluye a los Bóxer, que aunque sean reconocidos como una raza atlética, debemos vigilar siempre la intensidad de su jadeo.

  4. Fuera collares de castigo/ahorque/correctivo etc. Para que a tu perro le guste correr contigo, ésta tiene que ser una experiencia totalmente positiva y agradable.

  5. Si tu perro se detiene abruptamente o disminuye el paso y sientes que “tienes que jalarlo” ¡detente! Los perros saben lo que necesitan y si quiere parar es porque literalmente necesita descanso. Forzarlo a seguir puede causarle consecuencias físicas y de salud además de que hará que correr sea una mala experiencia.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No hay tags aún.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook - Black Circle
  • Negro del icono de Instagram

© 2023 by T-MARKET. Proudly created with Wix.com

iPhone6Carrier_BlogPost_1000x500
19103923_4322
article-1170253-03FCCDE5000005DC-278_634x411
30459698.n0slu6dfce
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now