Trucos para evitar la pereza

1. REPASA TUS MOTIVOS

Sentirte mejor, perder peso con salud, mantenerte en forma, superar un reto personal… o sencillamente, porque te gusta. Nada motiva tanto como tener claro por qué corres y comprobar cómo vas logrando tus objetivos, pero no pienses solo en los beneficios de correr a medio plazo. Dedica unos instantes de cada entrenamiento a recrearte en las sensaciones agradables que experimentas cuando entrenas: tu respiración, el paisaje, la sensación de energía, el ritmo, etc.


2. INTENTA QUE TU ENTRENAMIENTO RESULTE LO MÁS AGRADABLE POSIBLE.

Por muy claro que tengas por qué corres, de poco te va a servir si cada entrenamiento es “un calvario” para ti. Todo te resultará más ameno si puedes entrenar en un entorno natural, a una hora con buena temperatura y a ser posible bien acompañada por un corredor o corredora con un nivel parecido al tuyo. A veces merece la pena desplazarse y quedar con los amigos, aunque pierdas algo de tiempo.



3. ESTABLECE UN COMPROMISO

Si ya has quedado con alguien, tienes que estar realmente desmotivada para anular el entrenamiento. Aunque el compromiso más importante es contigo misma: ponte días y horas de entrenamiento obligatorio, no lo dejes para “cuando puedas” o no podrás nunca. Y mejor aún, sigue un plan de entrenamiento adaptado a tu nivel.


4. CAMBIA DE ENTRENAMIENTO

Por muy bien que te haya ido, ningún entrenamiento sirve para siempre. Si haces siempre lo mismo, terminarás por aburrirte y además no mejorarás. Debes variar conforme al momento de la temporada. Y a veces está bien descansar, dejar la carrera y dedicarte a otros deportes, para retomar el running con más ganas. Las corredoras somos reacias a esos cambios, pero te sorprenderán los resultados.


5. SÉ REALISTA

Si pretendes perder 10 kilos en un mes o clasificarte para el campeonato del Mundo… seguramente vas a sufrir una decepción. Y pocas cosas desmotivan más. Plantéate objetivos realistas, adaptados a tu nivel, y sigue un plan progresivo. Es mejor quedarte corta que entrenar demasiado o demasiado fuerte y encontrarte agotada… o peor, lesionarte. La capacidad de sufrimiento también se entrena. No te des un día una gran paliza porque mañana te costará encontrar las fuerzas para salir a correr.


6. PREVENCIÓN CONTRA LAS LESIONES… Y SI APARECEN, PACIENCIA

Un plan progresivo y adecuado a tus posibilidades puede ayudarte mucho a prevenir y lesiones. No empieces la parte intensa de tu entrenamiento sin haber calentado bien ni acabes de entrenar sin haber hecho estiramientos. Nada desmotiva más que entrenar con dolores y molestias


7. CONTROLA TUS ENTRENAMIENTOS

Por muy bien que te sientas, controla tiempos e intensidades para no pasarte y pagar las consecuencias mañana. Bebe antes, durante y después de entrenar. Te ayudará a entrenar mejor y con menos esfuerzo.


8. “ECHA MANO” DE LOS ENTRENAMIENTOS ANTERIORES

¿Cuántas veces has empezado sin ganas y después has hecho un estupendo entrenamiento? La mayor parte de las veces la apatía se acaba con el calentamiento. El entrenador personal es un arma motivadora en nuestro entrenamiento.


9. INTENTA NO COMPARAR

Todas las comparaciones son odiosas, especialmente las deportivas. Quizá te has desmoralizado pensando que tu compañera de trabajo ha perdido más peso que tú.


10. SENSACION DE PROGRESO Aunque tu objetivo no sea la competición, siempre anima ponerse (literalmente) una meta.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No hay tags aún.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook - Black Circle
  • Negro del icono de Instagram

© 2023 by T-MARKET. Proudly created with Wix.com

iPhone6Carrier_BlogPost_1000x500
19103923_4322
article-1170253-03FCCDE5000005DC-278_634x411
30459698.n0slu6dfce
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now