La rutina que necesitas según tu estado de ánimo.

1. Kickboxing cuando te sientas molesto

Las rutinas de kickboxing no solo son dinámicas y efectivas, sino que son bastante útiles cuando te sientes enojado.


La catarsis que realizamos al golpear un saco de boxeo es un alivio ideal para las molestias que solemos acumular. Como beneficio colateral, este es un ejercicio estupendo para fortalecer todos los grupos musculares y obtener mejoras a nivel cardiovascular.


Solo recuerda que si deseas practicar kickboxing contra otra persona, lo mejor será inscribirte en una clase grupal, de modo que cuentes con la supervisión de un experto y logres minimizar los riesgos.


2. Una rutina HIIT cuando te sientas apresurado

Las rutinas de entrenamiento interválico de alta intensidad o HIIT, por sus siglas en inglés, son perfectas para esas personas que viven bajo horarios estrechos, que los hacen sentir apresurados.


La premisa fundamental de las rutinas HIIT dice que un entrenamiento en poco tiempo puede ser igual de efectivo que uno más largo, siempre y cuando se realice con gran intensidad, poco descanso entre ejercicios y con movimientos adecuados.


Un rutina HIIT puede durar entre 10 y 20 minutos, pero no te confundas: son bastante exigentes y muy efectivas.


3. Entrenamiento de fuerza cuando tengas dudas

Si tienes una idea difícil dándote vueltas en la cabeza, llenándote de dudas, probar un entrenamiento de fuerza puede ayudarte a poner todo en orden.


Un estudio publicado en los Archivos de Medicina Interna de Estados Unidos, demostró que las mujeres suelen sentirse mejor enfocadas y más claras en sus ideas cuando realizan rutinas de fuerza regularmente.


Es un principio que bien se puede aplicar a cualquier persona, independientemente de su situación.


4. Una caminata cuando te sientas ansioso

Es difícil decir por qué, pero la imagen mental de un camino largo por recorrer es capaz de tranquilizar a muchas personas. Diversos estudios han demostrado que caminar puede remediar la ansiedad, especialmente cuando se realiza en espacios abiertos.


Existen muchos otros efectos positivos de caminar: se ha dicho que incluso ayuda a mejorar el sistema inmune, y que es de los mejores ejercicios para perder peso rápidamente. Así que, si tienes tiempo y necesitas algo de claridad y relajación, bien vale la pena programarte una rutina de caminatas.


5. Tai Chi cuando te sientas exhausto

No es bueno pasar por estrés físico cuando nuestro cuerpo y nuestra mente se sienten exhaustos. Lo mejor es probar un ejercicio de baja intensidad, que nos mantenga activos sin hacernos sentir demasiado presionados, y para esto hay pocos entrenamientos mejores que el Tai Chi.


La filosofía y el método de entrenamiento del Tai Chi ayudan a tu cuerpo a reponer energía, lo cual (según diversas investigaciones) ayuda además a mejorar el sueño, reducir el estrés y aumentar tu sensación de bienestar personal.


6. Ciclismo para remediar el estrés

Cuando estamos bajo estrés, muchos simplemente deseamos alejarnos de nuestros problemas. Pues bien, no hay mejor manera de hacer realidad esta metáfora que subiendo a la bicicleta.


El ciclismo, bien sea al aire libre o dentro del gimnasio, es útil para remediar el estrés, liberar endorfinas y darle a la mente algo de libertad para imaginar y distraerse.


7. Correr cuando te sientas bloqueado

El bloqueo mental o bloqueo creativo nos ha afectado a todos en mayor o menor medida en algún momento. Intentar resolver por uno mismo un problema durante mucho tiempo puede hacer que nos sintamos atrapados y, de nuevo, nada mejor que cambiar de lugar para tener una mejor perspectiva, y correr es uno de los mejores ejercicios para esto.


La naturaleza repetitiva de una actividad como correr le permite a tu mente despejarse, a la vez que facilita que el cuerpo goce de diversos beneficios cardiovasculares.


8. Yoga para aliviar preocupaciones

Como su nombre lo indica, preocuparse es una sensación similar a la ansiedad, que experimentamos cuando nos ocupamos mentalmente de problemas y situaciones que aún no suceden.


El Yoga, con sus posturas exigentes, técnicas de respiración y filosofía apoyada en la relajación, es ideal para conectarnos física y mentalmente con el presente de un modo positivo.


9. Subir escaleras cuando estés desmotivado

Subir escaleras es un gran remedio para cuando estamos desmotivados: la sola imagen del ascenso y la conquista de los escalones nos hace sentir triunfadores, y este sentimiento se puede trasladar a otros aspectos de nuestra vida.


10. Bailar cuando te sientas triste

Es normal que cuando estemos tristes no nos sintamos con ánimos de bailar; no obstante, es justamente en ese caso cuando más necesitamos realizar una actividad así.


Por su naturaleza físicamente dinámica y emocionalmente positiva, bailar es una actividad insuperable para mejorar nuestro humor.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No hay tags aún.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook - Black Circle
  • Negro del icono de Instagram

© 2023 by T-MARKET. Proudly created with Wix.com

iPhone6Carrier_BlogPost_1000x500
19103923_4322
article-1170253-03FCCDE5000005DC-278_634x411
30459698.n0slu6dfce
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now