Guía para evitar las ampollas

¿Por qué debo tratar de curarme las ampollas?


Las ampollas no deben pasarse por alto, ni sólo cubrirlas con una tirita y olvidarla para otro día, ya que se puede infectar y causar algunos problemas.


Si la ampolla no es demasiado dolorosa y no te impide caminar, puedes curarla tú mismo para prevenir el riesgo de infección. Sin embargo, el peligro está si se infecta, ya que puedes correr el riesgo de sufrir de impétigo secundario, una infección bacteriana contagiosa o de celulitis ampollas, una infección más grave de la piel. Además si no recibes tratamiento adecuado podría dar lugar a una sepsis, una infección bacteriana potencialmente peligrosa para la vida en el torrente sanguíneo o en el tejido corporal.


Por otra parte, las personas que sufren de diabetes son más susceptibles a las ampollas en los pies como resultado de la neuropatía diabética, la cual, debe manejarse con precaución y tratamiento con el fin de prevenir la infección.


5 maneras de evitar las ampollas


1. Utiliza medias adecuados

Las medias proporcionan apoyo adicional para nuestros pies, mantienen la humedad y pueden reducir al mínimo la fricción de los pies con el zapato. Puedes usar los siguientes tipos de medias:

  • Medias de nylon, permiten mayor transpiración y menor acumulación de humedad en el pie.

  • Medias de lana, el cual desplaza la humedad de tus pies.

  • Medias acrílicos o de poliéster, ya que absorben la humedad y el sudor, permitiendo que tus pies se mantengan secos.

Además, es muy importante que trates de evitar el uso de medias de algodón, ya que éstos absorben el sudor y la humedad, lo cual hace que tus pies estén más propensos a sufrir de ampollas.


2. Duplica tu par de medias

Colócate doble media, para que la fricción ocurra entre los dos pares de medias en lugar de friccionar directamente con tu piel.


3. Trata de usar cintas y vendajes

Ponte un vendaje suave en las áreas propensas o sensibles a ampollas (talones, talón de aquiles, dedos, planta del pie y parte posterior del talón) . Un estudio demostró que usar los vendajes de Blist-O-Ban previene la formación de ampollas.


4. Evita la fricción usando polvos y cremas

Algunos lubricantes para pies de atletas pueden ayudar. Prueba con un polvo especial para pies, y aplícalo en tus medias para crear una superficie sin fricción con el pie. Otras opciones para el cuidado preventivo de la ampolla, según el Dr. Scholl es la vaselina, la cual mantienen la fricción al mínimo. Sin embargo, debes tener en cuenta que la vaselina te protege por 90 minutos. Otros productos como Body Glide puede durar mas tiempo en la piel durante largos esfuerzos.


5. Compra zapatillas que se ajusten bien

Asegúrate que estés usando las zapatillas adecuadas antes de emprender una carrera, que no te queden estrechas o anchas al pie, ya que aumentas las probabilidades de roce o fricción. Lo ideal es que te sobre entre media y una talla de tu tamaño de zapato habitual, ya que debemos tener en cuenta que los pies se dilatan a lo largo del día, por lo que si compramos unas zapatillas algo ajustadas posiblemente acabemos sufriendo las consecuencias.

  • Lo más importante es que las zapatillas de running se adapten bien y que no sean muy pequeñas. Para que no se produzcan rozaduras deberías dejar un dedo de espacio entre la zapatilla y tu dedo más largo. Así te aseguras que el pie tenga suficiente espacio para moverse. Además el pie suele hincharse al hacer carreras largas, por lo que necesitas espacio extra para que no se roce.

  • Estrena tus zapatillas de running y póntelas durante el día unas cuantas veces antes de empezar a entrenar con ellas. De esta forma los pies se acostumbran a ellas. Deberías haber corrido con ellas durante unos 20-30 km antes de participar con ellas en una carrera o un evento de running.

  • Cambia tus zapatillas de running de forma regular. Los puntos dolorosos dependen de la características de la zapatilla. Cambiarla con frecuencia te permite recuperarte de estos puntos dolorosos.

  • A veces la causa de la rozadura es un interior de la zapatilla de mala calidad. Aplicar un poco de vaselina, talco o ponerte una banda puede ayudar. Si no te funciona deberías devolver la zapatilla y pedir consejo a un profesional.

  • Las suelas de unas zapatillas nuevas también pueden causas ampollas. Sólo tienes que cambiarlas. Normalmente esto es suficiente para solucionar el problema. Pero si tus suelas ortopédicas no se adaptan correctamente, deberías consultar a un experto para reducir la fricción.


6. Los Pies

  • Los pies tienen mucho trabajo que hacer cuando corren. Por eso tienes que cuidarlos como se merecen. Cuidarlos o hacerte pedicuras te puede ayudar a mantener sana la piel y prevenir que se recalienten algunas zonas.

  • Tampoco deberías subestimar la capacidad de los pies descalzos. Pueden fortalecer los pies y la piel y es más cómodo para el cuerpo, especialmente para las articulaciones. También fortalece los músculos del pie.



¿Cómo tratar correctamente una ampolla?


No debes asustarte demasiado si se rompe la ampolla: si no hay signos de infección puedes tratarla tú mismo. Sólo asegúrate de seguir éstos pasos para hacerlo correctamente:

  1. Lava bien tus manos con agua y jabón, e incluso puedes usar antibacterial.

  2. Limpia el área donde se encuentra la ampolla con alcohol o yodo.

  3. Para extirpar la ampolla esteriliza una aguja pequeña. Con cuidado perfora al lado de la ampolla con varios puntos, asegúrate que no sean nada profundos, sólo debes perforar un poco la epidermis abultada por el líquido retenido.

  4. Drena el líquido acumulado. Presiona ligeramente sobre la ampolla con una gasa estéril para eliminar el exceso de líquido.

  5. Aplica un ungüento que contenga antibiótico.

  6. Para terminar, coloca una gasa con venda adhesiva sobre la zona, para cubrir el área afectada.

  7. Espera unos días (2-3) que seque la ampolla. Corta y retira la piel muerta. Para ello usa tijeras y pinzas esterilizadas y alcohol para mantener el área limpia.

  8. Aplica ungüento con antibiótico y colócate una venda o gasa hasta que se cure.

Conclusión

  • Generalmente las ampollas puedes curarlas tú mismo. Sin embargo, si presentas signos de infección como secreción de pus amarillo o verde, o más hinchada o inflamada llama a un doctor.

  • Preferiblemente puedes cubrir las ampollas con gasa porosa, o cinta adhesiva con respiradero, con la finalidad que la ampolla pueda recibir aire y no se humedezca.

  • Si las ampollas persisten a pesar de los vendajes, cremas, u otros medios de prevención, visita un especialista.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No hay tags aún.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook - Black Circle
  • Negro del icono de Instagram

© 2023 by T-MARKET. Proudly created with Wix.com

iPhone6Carrier_BlogPost_1000x500
19103923_4322
article-1170253-03FCCDE5000005DC-278_634x411
30459698.n0slu6dfce
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now