La importancia de los días de entrenamiento a ritmo lento en running

Por qué incluir rodajes poco intensos en Running


1. Le dan a tu cuerpo y mente un merecido descanso

Uno de los privilegios más positivos que los días de ritmo lento traerán a tu entrenamiento es la posibilidad de olvidar la marca que en otro día quieras pasar, o la cadencia con la que tienes que correr para ejercitarte intensamente. De este modo, podrás disfrutar de la soledad o la compañía, disfrutar del lugar en el que hayas decidido entrenar o simplemente relajarte.


Un descanso que no significa dejar de ejercitarte, por supuesto. Esta es la maravilla de estos días: la combinación de relajación con ejercicio.


2. Hacen énfasis en la distancia y no en la velocidad

Mientras que en tus días de entrenamiento intenso probablemente agregues el factor velocidad a tu rutina de entrenamiento, durante los días de ritmo lento, puedes preocuparte únicamente en la distancia por recorrer y en construir la resistencia suficiente para permanecer activo en rutas de extensión considerable.


3. Te permiten entrenar a un paso y ritmo cardíaco más lento

Como hemos dicho, estos días de entrenamiento a ritmo lento no están estructurados para permanecer inactivo. Sin embargo, no deberías correr con el mismo desgaste que en un día de actividad física intensa. Considera que, en estos días de descanso debes recorrer mayor distancia, con un paso más calmado y un ritmo cardíaco mucho menor al que tendrías en un maratón.


Sin embargo, es recomendable que agregues un poco más de velocidad al final de tu ruta, ya que podrás aumentar la resistencia y fuerza de tus piernas cansadas, un estado bastante común durante los maratones.


4. Sirven en tu entrenamiento como recuperación activa

Por los motivos anteriores, el entrenamiento a ritmo lento es la mejor alternativa para recuperar la capacidad de tus músculos y al mismo tiempo construir resistencia.


La recuperación activa en Running suele ubicarse después de un entrenamiento de alta intensidad. De esta manera, le estás dando a tu cuerpo al descanso que se merece, pero no el tipo de descanso que probablemente la palabra te hace imaginar.




5. Sistema aeróbico vs anaeróbico

Para movernos necesitamos de combustible y para ello, nuestro cuerpo tiene dos principales fuentes de energía: los carbohidratos (almacenados en nuestros músculos e hígado como glucógeno) y las grasas. Las proteínas también pueden ser utilizadas como fuente de energía, pero de manera muy inferior y excepcional.

Para lograr utilizar estas fuentes de energía, nuestro cuerpo trabaja con 2 sistemas energéticos diferentes, el sistema aeróbico y el anaeróbico.

El sistema aeróbico puede usar carbohidratos, grasas o proteínas para producir energía (de manera lenta, pero mucho más eficiente que el sistema anaeróbico).

Para lograr la producción de energía, el sistema aeróbico necesita de oxígeno y es por ello que este sistema tiene preponderancia cuando corremos a ritmos lentos y no necesitamos energía de manera tan rápida.

Cuando necesitas energía en forma rápida y constante y el oxígeno que respiras no es suficiente, el sistema anaeróbico entrará en funcionamiento y te abastecerá de energía producida sin la utilización de oxígeno, de manera mucho mas rápida que el aeróbico pero con una duración mucho menor.

Estos sistemas energéticos nunca trabajan en forma absoluta, es decir, la energía que utilizamos al correr nunca proviene 100% aeróbicamente o anaeróbicamente (hay influencia de ambos).

Tan importante es el sistema aeróbico, que en distancias como los 10 kilómetros, el medio maratón y el maratón, su contribución es superior al 90%.

Es decir el 90 % de la energía que utilizamos en esas distancias proviene del sistema aeróbico y de allí radica la necesidad entrenar a nuestro cuerpo a trabajar de manera eficiente a ritmos lentos.

6. Evitan Lesiones

Correr rápido todos los días o en cada entrenamiento aumentará el riesgo de que te lesiones y te sobreentrenes.

Luego de un entrenamiento duro (tempo, fartlek, series, etc), nuestro cuerpo sufre microdesgarros en las fibras musculares, deshidratación, agotamiento de las reservas de glucógeno, etc.

Como consecuencia de estos efectos del entrenamiento duro, será necesario que nuestro cuerpo tenga el tiempo suficiente para recuperarse y adaptarse, y correr rápido todos los días inevitablemente lo impedirá.

Ante ello, después de un entrenamiento duro, deberías optar entre tomarte un descanso completo o un descanso activo mediante un entrenamiento lento.


Conclusión


Los días de descanso activo en Running no son solo increíblemente beneficiosos, sino necesarios para el correcto desempeño de un corredor que quiera llegar a la meta. Es tan imprescindible como los días de entrenamiento intenso, y son una oportunidad ideal para salir de paseo y disfrutar del deporte, ya que de eso se trata, en definitiva.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No hay tags aún.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook - Black Circle
  • Negro del icono de Instagram

© 2023 by T-MARKET. Proudly created with Wix.com

iPhone6Carrier_BlogPost_1000x500
19103923_4322
article-1170253-03FCCDE5000005DC-278_634x411
30459698.n0slu6dfce
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now