Cómo entrenar cuestas en el gimnasio con la cinta de correr

Los entrenamientos con cuestas son un entrenamiento de calidad para los corredores, ayudan a mejorar la potencia aeróbica y elevan el umbral anaeróbico, pudiendo soportar intensidades elevadas, pero en ocasiones el mal tiempo o la dificultad para encontrar un terreno apropiado hace que dejemos de lado este tipo de entrenamiento. El gimnasio puede ser el lugar ideal para hacerlo.


Rara es la cinta de correr que no tiene la opción de inclinación, por lo que ahí tenemos nuestra cuesta, que podemos modular a nuestro antojo. Antes de empezar es muy importante hacer un buen calentamiento: 5-10 minutos de trote suave, estiramientos dinámicos y algún ejercicio suave de fuerza para ir mostrándole al músculo lo que le espera.


Este tipo de entrenamiento es interválico, vamos alternar intensidades altas con periodos de descanso. Puedes probar con una inclinación de 5-7% y hacer series de 2 minutos, 1 minuto o 30 segundos.


Ponemos los siguientes ejemplos de series con el tiempo de descanso:


5 series de 2 minutos corriendo a ritmo fuerte. Recuperar 3-4 minutos entre series


5 series de 1 minutos corriendo a ritmo fuerte. Recuperar 2-3 minutos entre series


5 series de 30 segundos corriendo a ritmo muy fuerte. Recuperar 1 minuto entre series


Las series más largas te ayudarán a elevar tu ritmo crucero de carrera y las más cortas a soportar los cambios de ritmo y llegar a tope en la recta final.


Aunque siempre es preferible hacer este tipo de entrenamientos fuera, hay días o momentos en los que no nos puede quedar otra y la cinta de correr puede ser nuestra aliada.




Por diversas causas (tiempo, trabajo, pereza...) algunas personas se ven obligadas a correr en las cintas del gimnasio. Aunque las máquinas cada vez son más sofisticadas, hay ciertas diferencias con correr por una carretera o un sendero. Siempre es bueno tener en cuenta ciertos aspectos que nos ayudarán a mejorar la carrera en estas máquinas:


La superficie de la cinta es plana, por lo que debes de tener cuidado al elegir tus zapatillas, que no estén muy gastadas. Y por supuesto amarra bien tus cordones para que no cuelguen y corras el riesgo de que se enganchen en la cinta.


Sobre todo para los novatos es aconsejable comenzar andando a poca velocidad e ir aumentando poco a poco para acostumbrarnos al movimiento de la cinta y no correr el riesgo de sufrir tropiezos.:


Cómo entrenar cuestas en el gimnasio con la cinta de correr

Si tienes un espejo cerca es buena idea tomar referencias para que cuando vayas cansado o aprietes el ritmo no tropieces con la parte delantera o vayas demasiado atrás. Mantén la vista fija en el espejo o en la consola delantera para tener un punto de referencia.


Intenta mantener tu cuerpo erguido y no echarte hacia adelante ya que puedes acabar con ciertos dolores en la parte baja de la espalda.


Para bajarte de la cinta practica a baja velocidad, bien disminuyendo poco a poco la velocidad hasta pararte (es lo más aconsejable) o saltando a las partes laterales si tienes que parar por emergencia. Actualmente todas las cintas cuentan con una parada de emergencia para parar en seco en caso de tener algún problema.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No hay tags aún.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook - Black Circle
  • Negro del icono de Instagram

© 2023 by T-MARKET. Proudly created with Wix.com

iPhone6Carrier_BlogPost_1000x500
19103923_4322
article-1170253-03FCCDE5000005DC-278_634x411
30459698.n0slu6dfce
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now